Todo o nada, el largo camino hacia un futuro en Turquía

Written by

6 de julio de 2021

Diyarbakir (Turquía), 5 julio (EFE/EPA).- (Imagen: Sedat Suna) Los cruces fronterizos a lo largo de los 540 kilómetros de frontera montañosa entre Turquía e Irán están protegidos por un muro de hormigón, una barrera alambrada que se extiende a lo largo de 140 kilómetros, que no impide que miles de personas, en su mayoría jóvenes, huyan cada año de Afganistán, Pakistán e Irán para dejar atrás el conflicto, la violencia y la desesperación en busca de una vida mejor.

Sin perspectivas de un futuro digno en su país, miles de personas procedentes de países como Irán, Afganistán o Pakistán se ven obligados a saltar a lo desconocido y apostar por la búsqueda de un sueño que para muchos resulta ser una pesadilla.
 
Los cruces fronterizos a lo largo de los 540 kilómetros de frontera montañosa entre Turquía e Irán están protegidos por un muro de hormigón, una barrera alambrada que se extiende a lo largo de 140 kilómetros, que no impide que miles de personas, en su mayoría jóvenes, intenten dejar atrás el conflicto, la violencia y la desesperación en busca de una vida mejor.
 
La mayoría de los migrantes huyen de sus países por razones similares. Para los afganos y pakistaníes, la guerra y la violencia les obligan a abandonar sus países. Los iraníes, por su parte, se lanzan a la carretera hacia Turquía -su principal punto de acceso a Europa- soñando con mejores oportunidades económicas y escapando del régimen opresivo de Teherán. Pero la ruta está llena de peligros y riesgos, y muchos terminan sumándose a la creciente lista de víctimas de trata de personas en la región.
 
Los migrantes irregulares, en algunos casos no reconocidos como refugiados, arriesgan sus vidas con la esperanza de encontrar un trabajo en las ciudades turcas de Estambul, Ankara, Afyon, Esmirna, Balikesir y, finalmente, en la Europa continental.
 
En los últimos 10 años, Turquía se ha convertido en uno de los países más importantes en la ruta migratoria hacia Europa. El país alberga una de las mayores poblaciones de refugiados del mundo, formada especialmente por sirios con 3,6 millones, casi la mitad de ellos menores, según datos hasta el 28 de abril de 2021.
 
De acuerdo con datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Naciones Unidas, en 2019 había más de5, 6 millones de refugiados y migrantes irregulares en Turquía.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish