¡Esteban plasmó en su libro todo su patriotismo cubano…!

Written by Germán Acero

11 de mayo de 2022

El día que Esteban Fernández presentó su libro, en Miami, este acto constituyó toda una fiesta de patriotismo cubano, ya que allí relató paso a paso todas sus anécdotas y vivencias   en la isla, las cuales fueron certificadas en su prólogo por el Director de LIBRE Demetrio Pérez Jr.

“Un Cafecito Cubano para el alma”, da gusto leerlo una y otra vez, porque uno vuelve a los recuerdos inolvidables de la Cuba de antaño, donde se reflejan todas las costumbres del buen cubano, que en el exilio causan mucha nostalgia.

“En su paisaje literario Esteban Fernández no oculta su orgullo regional y familiar”, destacó Pérez en su comentario de la obra, donde con una pluma que asombra el autor dibuja todas aquellas anécdotas vividas con su familia en tiempos pasados e inolvidables.

 “Prácticamente mi juventud también la pasé en Estados Unidos”. Pero recuerdo, eso sí, la Cuba de hoy. La Cuba de la guerra de independencia. Es muy importante porque trato también de revivir esa época tan maravillosa y gratificante que viví allí junto con mi familia antes de salir de la isla”.

“Y revivo, en esencia, también muchas cosas que la gente de Cuba ahora no sabe. De esa Cuba republicana donde nos criamos, junto con nuestras familias, experimentando los mejores momentos de la vida tan gratificantes e inolvidables”, afirmó emocionado.

“En Cuba, le dicen a la gente, que no pueden tratar de ocultar lo de la Cuba del pasado, donde nació toda la cultura, el patriotismo, la esencia de las grandes cosas, de las edificaciones, de la Constitución de 1940, en fin, de todo aquello que hizo que el mundo tuviera que hablar de la isla”.

“Yo viví en la Cuba preciosa.  En realidad, prácticamente yo empecé en la historia de 1492, cuando se formó en el Caribe el mejor país del mundo. Una de las cosas que considero importante es que este libro es diferente a todo lo que tú ves en otros libros”.

“Porque tú puedes abrirlo y leerlo, pero no por capítulos, sino que esta una cadena seguida de datos y compilaciones, que te llevan a entender   lo que ha sido Cuba y los cubanos, en la  mejores épocas de la vida republicana, donde nos sentíamos orgullosos de haber nacido allí”.

“Tengo más de 3,000 escritos. Busqué los que más han gustado los cuales, en el fondo, son cerca de quince o veinte. Soy el mejor crítico de mí mismo Me adentré, quizás, en la mejor época que hubo en Cuba. Y que algunos cubanos, inclusive, no la conocen”.

“Ya están llegando mis libros a Güines. Mi hermano Carlos Enrique  ya los está recibiendo. Para que ellos (los cubanos de ahora), en mi narrativa, sepan lo que en verdad era la época de mi familia, de las amistades, de los conocidos y de los vecinos, en nuestros lugares de infancia y juventud que fueron maravillosos”.

“Por eso me duele, eso sí, cuando nos quitaron la libertad, Porque, entonces, me tocó separarme de mis padres. Yo estoy, por eso, en contra de Castro, desde que era un niño. Desde que atacó el Moncada.  Conocí, en aquel momento, un amigo cercano de Fidel, quien me contó la verdad, sin tapujos”.

“Me dijo, sin titubeos, que ese hombre (Fidel) era un gánster. Un verdadero monstruo.  Y entonces yo inmediatamente, cuando triunfó la barbarie, yo traté por todos los medios humanamente posible de relatar esos días tan terribles”.

“Estoy orgulloso de lo que he hecho. Quedó bien. El libro está perfecto. Hoy mismo lo publiqué en Facebook, sobre todo,  lo que dijo de él Demetrio Pérez en el prólogo, que él escribió. Porque antes, de que llegara la revolución, Cuba era el mejor paraíso para vivir en el mundo”.

“Había defectos. Había errores, pero en realidad Fidel Castro hubiera podido enmendar todos esos errores, en menos de un mes, pero no lo hizo. La gente, inclusive, lo ayudaba. Sin embargo, no atendió nada, decidiendo implantar una tiranía de la que siempre vamos a tener que arrepentirnos. Porque sometió al país a un sufrimiento total”.

“Completamente destruyó al país. Salí el 12 de agosto de 1962. Salí de 17 años. Toda mi vida la he vivido casi en el exilio, pero añorando y luchando por Cuba. Desde lo militar. Desde montar en un barco para desembarcar en Cuba para tratar de luchar contra ese horrible y desastroso sistema comunista”.

 “Cuando miro hacia adelante, hacia el futuro, siento tremenda tristeza. Es como decir perdí mis emociones. Pero sabía que tenía que hacerlo en ese entonces porque, a la larga, me iban a fusilar. Me iban a condenar a cárcel”.

“Pero, desde luego, hubo mucha tristeza porque tenía que dejar, entre otras cosas, a mi familia. A mis amigos. A mi pueblo. Y a todas esas cosas que siempre me brindaron total alegría como ser humano en los mejores momentos de mi vida”.

 “De dejar a un pueblo. A todo lo que yo quería y entonces, sinceramente, le digo que yo no vine a trabajar aquí: Estuve tres años sin trabajar. Sin hacer los taxes.  Yo estuve en la lucha contra Castro, Eso lo pongo en el libro. Al poco tiempo de llegar a Estados Unidos, se presentó la crisis de octubre de los cohetes”.

 “Me inscribí, entonces, en el Ejército norteamericano y me junté con los combatientes que estuvieron en el Escambray. Y escaparon. Y me monté en el barco “Velo” para iniciar la otra lucha. Pero fuimos capturados por la marina dominicana y estuvimos allí algún tiempo retenidos en la isla Beata 47 días”.

Esteban, quien ha leído dos veces su libro, está completamente satisfecho ahora de su obra. “Hay una cosa interesante y es que el gobierno norteamericano empezó a ayudarnos porque estaban bravos, porque Fidel les había quitado sus propiedades, creyendo nosotros inocentemente que los norteamericanos eran nuestros aliados, pero al final lo que hicieron fue un pacto y nos traicionaron”.

“La guerra no era imposible. Lo que pasa es que la impidieron los norteamericanos. Si ellos quisieran, en cuestión de meses ya la guerra estaría andando y los cubanos estarían peleando para derrocar esa tiranía, pero eso no ocurrió nunca”.

 Finalmente destacó que “ se adentró en la cultura de este país y, sus costumbres, después de terminarse las cosas malas. Se fue para California. “Allí eso es un nido de comunistas. Y, por eso, conformamos la juventud cubana para combatir a los comunistas locales y a los hippies”.

“No quedaba más remedio, cuando se acabó la guerra y USA nos quitó la ayuda, que ponernos a trabajar. En casarse y tener hijos. Y es entonces cuando empecé a escribir sobre Cuba. Llevo 55 años escribiendo.  Tuve una columna en el periódico “20 de mayo” con una nota breve y muy leída. Eso me hizo feliz”.

“Ahora mi vida, actual, ha sido muy gratificante. Después de escribir durante 55 años, algún día, decidí trasladarme para Miami. Porque aquí esto es Cuba.  Soy retirado y estoy dedicado por completo a escribir. Yo resumo todo en que cuando me levanto, pienso en qué forma puedo hacerle daño a la tiranía castrista, que ya lleva más de 60 años en el poder”.

 “Y de paso transmitirle a la juventud cubana, allá adentro, lo que está pasando y lo que está sucediendo fuera de Cuba, porque ellos creen, inocentemente, que nosotros le vamos a quitar sus cosas pero deben saber  que lo único que queremos con ellos, es ayudarlos para rescatar de nuevo la libertad”.

Finalmente “estoy muy orgulloso de haber sido amigo de Agustín Tamargo, quien leía mis escritos, exaltando la pluma mía porque cuando hablaba de Cuba, lo hacía de una manera muy jocosa y brillante, con verdadero patriotismo y amor hacia la bella isla del Caribe”.

“La juventud y el pueblo cubano, de ahora, tienen que saber que hubo una Cuba buena. La mejor de todas las épocas. Ellos allá no conocen nada. No saben cuáles fueron los presidentes. Ni mucho menos la historia republicana y próspera de Cuba”.

“La tiranía no ha hecho ni una fábrica de refrescos. Destruyeron todo. Si no fuera porque le mandan de aquí remesas, la gente en la isla no tendría ni siquiera ropa con que vestirse y, menos  con qué comer”.

Temas similares…

¡Viva Cuba Libre!

¡Viva Cuba Libre!

El 20 de mayo de 1902, de lo más alto del mástil del Castillo del Morro era bajada la bandera de los EE.UU. y a la...

Símbolos de la Cuba eterna

Símbolos de la Cuba eterna

Por Néstor Carbonell Cortina (Basado en mi libro La Cuba Eterna: Ayer, Hoy y Mañana—2004) Si hay algo que en el...

LA VIDA ÍNTIMA DE ESTRADA PALMA

LA VIDA ÍNTIMA DE ESTRADA PALMA

Afable y cortés, don Tomás Estrada Palma tenía siempre a su disposición una tosecilla muy oportuna para los momentos...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish