DÍAZ CANEL: ¿UNA BOMBONA DE GAS? ¡NI TÚ MISMO TE LO CREES!

Written by Roberto Cazorla

11 de mayo de 2022

El “pimpollo” de Raulina, afirma que la explosión fue una bombona de gas. No es cierto, si lo fuera, diría que están en el trasero de Chita la de Tarzán en cuanto a civilización. En España, los únicos que usan bombonas de gas son la gente más humilde de los barrios bajos, pero que en un hotel de cinco estrellas digan que utilizan bombonas de gas, no te lo crees ni tú mismo “Canela Fina”

En España, todos los medios de comunicación han publicado la hecatombe producida en el Hotel Saratoga de La Habana. Según el “pajaraco” Díaz Canel (no olvidemos que fue un apasionado amor de Raulina Castro) ¿Qué no es verdad? Lo afirmaré hasta que me muera. Todos sabemos que Raulina, desde su época de estudiante en la Universidad de La Habana, le llamaban “La Lulú”.

     El “pimpollo” de Raulina, afirma que la explosión fue una bombona de gas. No es cierto, si lo fuera, diría que están en el trasero de Chita la de Tarzán en cuanto a civilización. En España, los únicos que usan bombonas de gas son la gente más humilde de los barrios bajos, pero que en un hotel de cinco estrellas digan que utilizan bombonas de gas, no te lo crees ni tú mismo “Canela Fina”. Hasta ahora afirman que hubo nueve fallecidos, 13 desaparecidos (ni que estuvieran en alta mar), y 40 heridos varios de ellos de máxima gravedad. En dicho hotel fallecieron algunos españoles que estaban de turistas. No me alegro (¡Válgame Dios!), pero hacer turismo a la isla maldecida y que la manipula un grupo de salvajes que tienen el diablo metido en el cuerpo (como La Lupe), no merecen la muerte, pero sí un escarmiento porque, ello significa ir a la isla más hambrienta del Caribe, resulta una humillación. Por lo tanto, cada turista que la visita y que, por supuesto, le deja cientos de dólares y euros en divisas, merece al menos  “una diarrea” que no puede ingerir ni un vaso de agua podrida de La Habana. “¡A jeringarse todos”! No me produce ninguna pena, menos me conmueven.

TUS SECUACES

     Que en un hotel de 5 estrellas, como dicen, usen gas de bombona, repito, es el mayor atraso del mundo.

     Díaz Canela Fina, Raulina, tú, al igual que el resto de los asesinos que encelan la dictadura más sanguinaria en la historia de América, saben, les consta, que dicen tremenda mentira. A ese hotel lo volaron con una tremenda bomba. Raulina y sus secuaces, ustedes están bebiendo de su propia medicina. Ustedes, pandilla de mal nacidos, desde que estaban en la Universidad, que más que un lugar para estudiar, entonces era la Cueva de Ali Babá, de estudiantes terroristas. Ustedes, Raulina, antes de apoderarse a la fuerza de la isla, cometieron los crímenes más canallescos que ser humano pueda cometer. Ustedes asesinaron a centenares de estudiantes con el fin de echarles la culpa al presidente Fulgencio Batista (¡Cuánto lo necesita el pueblo cubano!). Ustedes, Raulina, pusieron bombas en muchos sitios de La Habana, incluso en el Cabaret “Tropicana”. Ustedes asesinaron a la familia Dorticó, cuya señora estaba embarazada de 6 meses. Ustedes aterrorizaron a La Habana y a la isla entera.  Teníamos la vida colgando de un hilo. Ustedes están tomando de su propia medicina. Eso de que fue una bombona de gas, una M. Dicha explosión demuestra que están surgiendo nuevos “revolucionarios” que han comenzado a rendirle cuenta a la dictadura más sangrienta en la historia de toda América. Enemigos míos, les ha tocado “la china”. Gracias a Dios que ya han surgido algunos que pretenden pagarle con la misma moneda. Van a saber lo que cuesta un peine, partía de hijos de la gran Bretaña “lo siento por ustedes, pero sepa que “ya se formó el titingó”.

UN COLMILLO

     Tú, Raulina, desde que irrumpiste en la Universidad junto a tu criminal, asqueroso, detestable, diabólico hermano (que, si de verdad Dios existe, tiene que estar ardiendo en el infierno) comenzaste tu andadura por el tétrico mundo del crimen y, con la idea fija de convertir a la isla más próspera del Caribe, en la cárcel más grande del planeta (de acuerdo a su número de habitantes).

“Investigaciones preliminares indican que la explosión la provocó un escape de gas”. “Canela Fina”, por Dios, no me hagas reír que tengo un colmillo flotando. Por supuesto que jamás confesarán que fue un atentado porque, eso indicaría que les están pasando la factura. Recuerda “compañero del alma de Raulina”, “no hay mal que dure tantos años ni cuerpo que lo resista”. 

     Es posible que muchos cubanos, sobre todos los nacidos a partir del 1 de enero de 1959, por haberles lavado el cerebro, no sepan cuanto terror implantaron las guerrillas universitarias encabezadas por las “hermanastras” Castro. Los tiroteos (sobre todo en los alrededores de la Universidad) eran frecuentes. Lo sostengo, por mucho tiempo viví en el edificio “Morales” en la calle N esquina a San Lázaro. Desde el balcón de la casa de huéspedes podíamos   contemplar el “rife rafe”, los que caían heridos y algunos muertos. Ellos lo provocaban con el fin de echarles la culpa al Gobierno de Fulgencio Batista, repito. En la Sierra, tanto Raulina como otros “mamalones”, fusilaban a compañeros, incluso por robarse una lata de leche condensada. Creo que son pocos los cubanos que saben de tanta atrocidad, de tanta desgracia caída en la isla que menos lo merecía en el Caribe. Gracias a Dios tengo en mi mente muchos recuerdos que me marcaron y abrieron los ojos ante tantos asesinos en potencia. A los 11 años comencé a leer la revista “Selecciones de Reader´s Digest”, en la que leía las atrocidades que ocurrían en la ex Unión Soviética (que ahora está igual, puesto que el mayor asesino de Rusia es el gobernante Putin). Por lo tanto, desde que la banda de forajidos estudiantes (que lo que aprendían era a asesinar) supe lo que tenían pensado, lo que, con el tiempo, en Cuba sucedería lo mismo que en la ex Unión Soviética. En Rusia tenían los campos de concentración “Gulag”, en Siberia, donde asesinaron a 100 mil personas. En Cuba estaba la “Umap”, donde un querido amigo mío, el bailarín Armando Navarro, fue torturado de muchas maneras por negarse a estudiar marxismo. Uno de dichos castigos fue enterrarlo en un hueco y cubrirlo de tierra dejándole fuera la cabeza con el fin de que los mosquitos se dieran un banquete con su rostro. Todo eso, indudablemente, los sicarios cubanos la van a pagar y, creo que, con esa “bomba” en el hotel Saratoga, ha comenzado una nueva etapa del infierno cubano.

ASESINOS EN POTENCIA

     Cuya voladura coincide con la “Feria Internacional de Turismo” que se está celebrando en Varadero; la Feria Internacional de Turismo, principalmente evento de promoción, y en medio de una nueva crisis económica (para los esbirros no existe la pobreza), en la que la cúspide económica de aliviar la situación, apuesta desesperadamente por entrada de turistas, vendiendo un supuesto “turismo seguro”. Falso, mentirosos. Han olvidado que el diabólico Fidel lo primero que hizo durante muchos años, fue prohibir el turismo porque decía que ello “contaminaba” al pueblo. Ah… pero llegó el desplome de la ex Unión Soviética, y tuvieron que morderse la lengua. Resulta que, si Cuba permanece, aunque sea anémica, convertida en una tremenda M., se debe a los turistas insensibles que acuden al país más miserable del continente. Además, la mayor parte de sostenimiento de la dictadura, consiste en el dinero que los “Come M” exiliados les envían divisa a sus familiares; cuando lo que tenían que hacer era enviarles una bomba en una caja de regalo para que cuando llegue al aeropuerto reviente a unos cuantos verdugos, asesinos, criminales que, jamás pagarán todo el daño que nos han hecho a 11 millones de cubanos. Hijos de la G. P. ¿Saben ustedes lo que significa que te arrebaten los derechos de vivir en tu propio país? ¿Qué te lancen al exilio que, como en mi caso hace casi 6 décadas que no piso esa isla contaminada? Y, por supuesto, jamás lo haré mientras permanezcan tantos asesinos en potencia.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish