Biden libera al presunto testaferro de Maduro en un intercambio de presos con Venezuela

Written by

21 de diciembre de 2023

Washington/Caracas, 20 dic (EFE).- Estados Unidos liberó este miércoles al colombiano Alex Saab, presunto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a cambio de la excarcelación de varios venezolanos y estadounidenses detenidos en el país suramericano.
La Administración de Joe Biden dio así un nuevo paso hacia el deshielo con el Gobierno de Maduro. En octubre pasado, levantó las sanciones al petróleo venezolano como respuesta a la hoja de ruta electoral pactada entre el chavismo y la oposición.
Saab, encarcelado en Miami desde octubre 2021, llegó a Caracas a las 15:55 hora local (19:55) y acudió directamente al palacio presidencial de Miraflores, donde fue recibido con abrazos por Maduro, quien lo calificó como «un hombre valiente y patriota».
Este estrecho colaborador del presidente venezolano fue detenido en junio de 2020 en Cabo Verde y extraditado en octubre de 2021 a Estados Unidos, donde enfrentaba cargos federales por el presunto lavado de hasta 350 millones de dólares defraudados.
Maduro denunció en su momento que Saab era un «diplomático» que estaba «secuestrado» y rompió el diálogo con la oposición venezolana a raíz de la extradición.
Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos siempre dijo que la entrega de Saab era una línea roja que no estaba dispuesto a cruzar.
Una treintena de liberados en Venezuela
A cambio del regreso hoy de Saab a Venezuela, Washington logró la liberación de diez estadounidenses detenidos en el país suramericano, entre ellos Joseph Cristella, Eyvin Hernández, Jerrel Kenemore y Savoi Wright.
También la excarcelación de 20 venezolanos considerados «presos políticos», como el abogado Roberto Abdul, miembro del comité organizador de las primarias opositoras.
Dentro del mismo acuerdo, Venezuela accedió además a extraditar a Estados Unidos al contratista militar estadounidense Leonard Francis, conocido como ‘Fat Leonard’, presunto responsable de uno de los mayores escándalos de corrupción en el Ejército de EE.UU.
La Casa Blanca no ha confirmado si entre los estadounidenses excarcelados hay los exboinas verdes Luke Denman y Airan Berry, acusados de intentar derrocar a Maduro en 2019.
La liberación de presos estadounidenses y venezolanos era una de las condiciones que la Administración de Biden había exigido a cambio de no reinstaurar las sanciones sobre el sector petrolero venezolano.
Biden y Maduro celebran el acuerdo
Biden celebró en un comunicado la excarcelación de los presos y prometió que seguirá trabajando para que el Gobierno venezolano cumpla con sus «compromisos» para la celebración de unas elecciones democráticas en el país.
Posteriormente, reveló a un grupo de periodistas que no ha hablado directamente con Maduro, pero se mostró convencido de que el Ejecutivo chavista respetará los «requisitos específicos» que Washington le ha pedido para unos comicios libres el próximo año.
Altos funcionarios de la Casa Blanca reconocieron en una rueda de prensa telefónica que la decisión de Biden de liberar a Saab fue «extremadamente difícil» pero «correcta».
Al recibir a Saab en Miraflores, Maduro reveló que Catar medió en el canje de prisioneros y expresó a Biden su voluntad de mantener unas relaciones «cara a cara» y «con respeto» entre ambos países, que rompieron relaciones diplomáticas en 2019, durante la Administración del republicano Donald Trump.
Saab, por su parte, agradeció al Gobierno chavista por lograr el «milagro» de su liberación.
Los senadores republicanos Marco Rubio y Rick Scott y el demócrata Bob Menéndez arremetieron contra decisión de Biden, la cual ven como una «vergonzosa» concesión a Maduro.
Una relación turbulenta
La relación entre Washington y Caracas alcanzó su punto más bajo en 2019, cuando la Administración de Trump reconoció como presidente interino al líder opositor Juan Guaidó e intensificó las sanciones económicas a Venezuela.
El Gobierno de Biden ha buscado en el último año suavizar la relación con Maduro, para poder cooperar en la gestión de la crisis migratoria y también facilitar el diálogo entre el chavismo y la oposición que se había roto con la extradición de Saab.
En octubre, los representantes de Maduro y de la opositora Plataforma Unitaria firmaron una hoja de ruta para la celebración de unas elecciones presidenciales democráticas en 2024, tras lo cual Washington levantó las sanciones sobre el petróleo.
Desde entonces, la Administración de Biden ha presionado para la liberación de presos estadounidenses y venezolanos, y para que se permita participar en las elecciones a la candidata opositora María Corina Machado, actualmente inhabilitada.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish