ANA M. CASAS BEGUIRISTAÍN DE LUQUE ESCALONA

Written by Libre Online

11 de mayo de 2022

Ana

Inteligencia, bondad, belleza, simpatía, alegría de vivir. Ningún ser humano es perfecto, pero ella se acercaba a la perfección y de la perfección estuvo cerca como esposa, madre, abuela, amiga y maestra.

Nacida en la riqueza, despojada de ella en plena adolescencia, se abrió camino como si pobre hubiese sido siempre. América parecía hecha para ella.

Difícil, por no decir imposible me  es para mi hablar de Ana sin  que la emoción ocupe todo el espacio. Era, llegó a ser a través de los años, la mitad de mi mismo, y ya no volveré a ser el  que fui cuando ella estaba conmigo. No hay, nunca habrá con que llenar el espacio que deja su ausencia.

Robert de Ana

MURIÓ LA MADRE DE NUESTRO HIJO

El jueves último, cinco de mayo, sobre las seis de la tarde, a instantes de haber ocurrido, me dejó saber mi hijo Demetrio José sobre la muerte de su mamá Ana Margarita Casas Beguiristaín de Luque Escalona que acababa de fallecer, y sobre cuyo estado estábamos bien al tanto.

Tras más de tres décadas de operaciones, tratamientos, recuperaciones y desafíos a la salud, le tocó enfrentar en las últimas cinco semanas imprevistos mayores que la condujeron  a una breve hospitalización y posterior reclusión domiciliaria que le permitieron mantenerse en su hogar hasta ser llamada por el Señor a una vida de eternidad.

Nativa de la ciudad de Matanzas, hija de los esposos José “Pepe” Casas Prendes y María Luisita Beguiristaín Rivero de Casas, entrelazaba en su nombre dos apellidos de fuertes raíces políticas y empresariales de Matanzas y Sagua la Grande.

Asistió en la ciudad yumurina al Colegio “Miguel Garmendia”, que dirigía la Dra. Carmen Urréchaga en la calle Jovellanos a unos pasos de la Iglesia Catedral, trasladándose posteriormente a la capital habanera, donde continuó estudios en el recinto de las Dominicas Americanas en la Finca “La Coronela”.

Llegó al exilio, no vaciló a la hora de asumir los retos de la nueva etapa, se desempeñó en un centro hospitalario a la par que cursaba estudios en la Universidad Barry, obteniendo un Bachillerato en Artes y una certificación de maestra de la Florida, siendo alumna aventajada de aquellos grupos de cultura cubana que fomentaba la Dra. Florinda Alzaga Romañach, junto a las ilustres hermanas García Tudurí, entre otras.

Participó en los programas iniciales de las escuelas LINCOLN-MARTÍ, incorporándose posteriormente al sistema escolar público de Miami-Dade, donde terminó dirigiendo los planteles Citrus Grove  y Kinloch Park Elementary  hasta su jubilación.

Al hacer constar su fallecimiento hacemos llegar nuestras condolencias a nuestro único hijo Demetrio José Pérez Casas, a su esposa Susan; a su viudo Roberto Luque Escalona; a sus nietos Sofía Isabella,  Demetrio Javier y Nicolás; a sus sobrinos y demás deudos.

Mis padres, en la eternidad, perdieron una hija. Nosotros, la madre de nuestro único hijo.

¡En la paz del Señor descanse su alma eternamente!

Demetrio Pérez Jr.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish