A mi madre

Written by Libre Online

11 de mayo de 2022

Nada puede contenerte, madre mía;

ni la devoradora alimaña,

ni el ánfora dorada de un orfebre,

ni el viento alocado que te lleva.

Solo el infinito en tu trono.

¡Oh mami! ¿Dónde te puedo ver?

En cada flor que aroma mis silencios;

en los luceros que en diamante

te remedan.

Mami; ¡te di tan poco!

y tus ojos se secaron sin mirarme;

los míos, húmedos.

te buscan  en los celajes anhelantes…

Llora conmigo la tarde que se apaga;

me reluzco yo, recordarte tu cariño.

¡Qué pena la mía!,

pues,  ¿cómo saber si tú navegas

en espacios siderales en el Espíritu?

La fe, viene a socorrer mis dudas…

pero no, es demasiado el dolor

para una respuesta.

En una piedra el mar se ha convertido,

afiladas puntas, olor de dolor.

No me imagino a Job muy convencido.

No me llega el consuelo…

huecas palabras

limosnas inútiles

promesas teológicas o

duplicado lo perdido.

Solo tú. Mami, era lo principal,

Y nadie podrá relevarte;

¡eres mi tesoro perdido

y amado para siempre!

Veneranda Vaujin

Miami, Fl.

Temas similares…

Desde San José, Costa Rica

Desde San José, Costa Rica

Este mensaje de amistad y aliento que nos dirige el Ing. Armando Salas Martínez, que fuera Comisionado Nacional de...

¡No te rindas!

¡No te rindas!

No te rindas. ¡Por Dios, no te rindas! Comienza de nuevo. Lo has intentado en más de una ocasión y no has podido....

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish